021/04/2023

Después de la Semana Santa la inflación parece reflejar, aún más, el menor poder adquisitivo de los consumidores a la hora de adquirir productos hortofrutícolas.

Entrando más en detalle, podemos comentar respecto a las hortalizas lo siguiente:

Las espinacas experimentan un ligero estancamiento en ventas, ya que la oferta es amplia y todos los productores coinciden con buenas cosechas.

Aparecen nuevas cantidades de ajos de la Isla Baja, principalmente de Buenavista, sustituyendo a los de Valle de Guerra que fueron los primeros en entrar el mes pasado. Por otro lado de esta zona y de Tejina, entran las primeras cebollas guayonjes, una variedad autóctona originaria de los barrancos de Tacoronte, que tradicionalmente ha sido muy apreciada por el consumidor local. No obstante, se nota un ligero desinterés por parte del comprador, ya que por estas fechas coinciden con cebollas dulces de importación, a un precio ligeramente inferior y con una calidad aceptable.

Se ven piñas de millo de gran tamaño y bien llenas, cultivadas en Fasnia de una semilla traída de La Gomera, procedentes de una planta de porte bajo y muy parecida a la de Lanzarote.

Los tomates, en general, continúan con precios altos, cerca de los tres euros para el de ensalada. Se espera que su precio comience a descender a medida que entren más cantidades procedentes de nuevos cultivos. Vemos muy buena calidad en los que nos llegan de Arafo, sin daños de “tuta”. En Arico se aprecia, sin embargo, un daño mayor, quizás por una mala rotación de cultivos o por asociaciones poco beneficiosas, como las realizadas con otras solanáceas (papas).

Por su parte los procedentes de Gran Canaria y Almería están ligeramente a precios inferiores, lo que fomenta una importación tanto en el de ensalada como en el de salsa, destacando el tomate Daniela, Larga Vida,  Royesta, tomate Pera y de Rama.  Si embargo, el tomate liso rojo tipo “canario” de origen local es el que entra en menor cantidad, con su origen mayoritariamente localizado en Arico.

Las calabazas continúan con precios altos superando los 2,00 €/kg por lo que acumula varios meses a alza. Según nos comenta un agricultor de Arico, las semillas importadas, de origen italiano, no parecen haber mostrado un buen comportamiento este año en cuanto a germinación y a producción.

Observamos alcachofas de Agua García, de buena calidad y a un precio mínimo de salida de 3, 20 €/kg.

Se ven sandias, tanto listadas como negras procedentes de Arico. Sus ventas de momento no despiertan mucho interés, sin embargo, a medida que el tiempo estival comience, su demanda aumentará. Ocurre lo mismo con el melón Piel de Sapo, a pesar de mostrar una buena maduración y menor precio que el importado.

Respecto a papas, en cuestión de precios destaca la papa negra, superando los 8,00 €/kg debido a su limitada oferta, a pesar de que se ve algo más de producto del municipio de Arico. Respecto a las variedades blancas, destacamos la Up To Date y la Rosada a 1,70 €/kg y 1,50 €/kg respectivamente, bastante más demandadas por su buena relación calidad/precio.

Sobre esta época aparece la papa bonita de La Esperanza, que viene cotizando a unos 6,00€/kg.

En resumen, a pesar de que los precios se equilibran debido a que entramos en la mejor época de producción de hortalizas, la demanda se contiene por los efectos de la generalizada inflación.