015/07/2022

La semana vuelve a estar marcada por la ola de calor que nos ha afectado sobre todo los primeros días, aunque las temperaturas han ido refrescando en algunas partes de las islas; en las zonas expuestas al sur y medianías se ha mantenido algo altas. Esta ola de calor afecta negativamente a los cultivos, en especial a los de hoja, mientras acelera la producción de otros. Un ejemplo claro de esta circunstancia es el cilantro y perejil, ya que coloquialmente se “queman” por el impacto de las altas temperaturas, es decir se amarillean las hojas y por ello no se pueden comercializar. De forma análoga ocurre con las lechugas.

En cuanto a las espinacas, ya hemos comentado en otras ocasiones, que necesita unas condiciones edafológicas óptimas, la humedad del suelo es sumamente importante en este cultivo, por lo que el verano y los vientos secos no favorecen su crecimiento, además sus hojas se ennegrecen, lo que también hacen que no sean comercial, por eso su precio se ha elevado significativamente.

Por otro lado, los calabacines, calabacín redondo y habichuelas, les ocurre lo contrario, el calor favorece el crecimiento del fruto, por lo que se produce un “reventón” de producción, es decir la producción sale de forma “explosiva”, lo que provoca que los precios bajen y así poder dar salida a la gran oferta que aparece en un corto periodo de tiempo.

Respecto al tomate las entradas son similares a la de la semana pasada, no obstante un incremento de la demanda en los tomates de salsa han provocado un ligero incremento en su cotización. En épocas estivales los agricultores suelen dejar de cultivar, para preparar el terreno para la siguiente temporada que empieza con el curso escolar, cuando las ventas parecen animarse. El tomate está resultando más costoso de producir, y son cada vez menos los que se animan a hacerlo en esta época, que por otro lado suele incrementar su demanda. La tendencia al parecer es que los precios continúen al alza.

Las ciruelas rojas empiezan a animarse con la entrada de muchos más kilos esta semana. Lo mismo le ocurre a los mangos y mangas ya que estamos adentrándonos en la temporada y el calor ha acelerado su producción.

La pitaya, en cambio ha bajado significativamente su cotización porque ha entrado al mercado grandes cantidades de producto proveniente de Gran Canaria, y a pesar de no tratarse de la misma variedad, compite con la pitaya roja en igualdad de condiciones.

Destacamos las primeras entradas de uva tinta de la zona de Igueste de Candelaria.

Los precios de las papas se mantienen estables, destacar la entrada de 6.000kg de papas Slaney de Tegueste, 5.000kg de papa Redcara de La Laguna este viernes lo que suma un total semanal en la Nave de Producto local de 30.000 y 43.000 kg, respectivamente. Hemos de señalar también una pequeña entrada de papa King Edward, ya que que tal y como nos comenta un agricultor, los rendimientos de esta variedad están siendo muy pobres en los últimos años.

Por último señalar el incremento de la demanda por parte de los compradores de  plátano suelto, ya que la marca ha sido muy escasa, entre otras cosas porque muchos productores han aprovechado esta época para levantar el cultivo y sembrar planta nueva, esperando mejores rendimientos. Por ello los precios de esta fruta están bastante altos, resultando mucha menos cantidad de fruta la que se destina a destrío.

En definitiva, no ha habido una gran variación de precios respecto a la semana anterior, ya que el calor nos viene afectando de hace más de una semana. No obstante se ha notado alguna variación de precios por ir acumulándose la oferta en frutas de temporada como sandías, mangas y mangos.